LIBERTAD EN EL AGUA

La fotógrafa documental Anna Boyiazis, a través de una serie de fotografías tituladas “Finding Freedom In The Water”, logra mostrar como una comunidad africana logra desafiar al sistema patriarcal haciendo algo tan simple como aprender a nadar.

El archipiélago de Zanzíbar, ubicado en el oriente de África, ha centrado su vida alrededor del mar, pero es sorprendente saber que la mayoría de las mujeres y niñas que habitan la isla nunca aprendieron a nadar. La cultura islámica que reina en el lugar y la falta de vestidos de baño modestos hicieron de esta actividad algo impensable para las mujeres, haciendo del continente africano el de mayor tasa de ahogamientos en el mundo.

Estas tasas motivaron a una ONG de Zanzíbar a crear el Panje Project, el cual desde hace algunos años ha permitido que muchas mujeres y niñas aprendan a nadar y también a salvar vidas en el agua. Con vestidos de baño de cuerpo entero, motivan a otras mujeres a aprender y  a enseñar sin comprometer sus creencias religiosas. Estas actividades, aunque parezcan simples han logrado que muchas se sientan empoderadas y que logren tomarse más en serio a ellas mismas que a los veredictos dictados por los hombres.

Anna Boyiazis, una fotógrafa documental nacida en California, logró capturar a través del lente de su cámara estas maravillosas jornadas de aprendizaje donde se muestra una sola historia: la emancipación de la mujer y como el deseo de supervivencia logra romper con las barreras establecidas por el hombre y la religión. Estas fotografías desvelan la unión de una comunidad que para muchos ha pasado desapercibida, y donde es importante mirar para poder entrar en reflexión.

Este proyecto fue un proceso largo para Anna, mientras contactaba al Panje Project y a la comunidad para saber si estaban cómodos con la toma de las fotografías, enseñando inglés a las instructoras de natación y estando dos semanas en el agua mientras admiraba como eran las clases. Esto le dio una mirada privilegiada de los momentos exactos que quería retratar dando así a luz un monumento visual de la transgresión y autoafirmación, mostrando un cambio del miedo a la paz.