ARQUITECTURA IMPOSIBLE

[slideshow post_id="4941"]

¿Arquitectura imposible o fotografía imposible?

Hay miles de fotografías de arquitectura en el mundo que andan navegando por la red, que han sido publicadas en libros o que hemos visto en la televisión, sin contar las miles de fotos que tenemos guardadas en nuestros albúmenes familiares, todas estas imágenes se nos han ido grabando en el disco duro, nuestro cerebro. Son recuerdos que nos ayudan a identificar un lugar específico. Pensamos que todos estos lugares los hemos visto y sabemos que los hemos visto, pero no sabemos bien dónde. Algunos lugares son identificables al rompe, pero otros no. Quizás porque no hemos tenido la oportunidad de estar en esos sitios en persona, lo cual hace que esos lugares para nosotros sean tan virtuales como la fotografías digitales compuestas que nos presenta Roberto Lombana en su exposición titulada “Arquitectura Imposible”.

Al ver la fotografías de Lombana, entramos en un  mundo virtual de lo que parece conocido pero no sabemos si lo es. Lombana duplica la foto inicial una o varias veces creando una nueva imagen, cambiando el contenido de la foto, haciendo ver algo que no existe.  A su vez, al yuxtaponer una foto varias veces nos esta repitiendo un interés específico creando espacios, inciertos e inexistentes, que tienen un punto de origen real.

Si tomamos una foto específica, Calatrava Tunel, creemos que estamos viendo un punto de encuentro entre dos túneles o pasadizos. La fotografía funciona como una sola imagen, pero al detallar la fotografía nos damos cuenta que son seis fotos que conforman esta imagen principal. Al observar detenidamente la foto, vemos que las seis fotos son la misma imagen y que lo que estamos viendo no es lo que creemos que es.

La acción de yuxtaponer varias veces la misma foto, genera patrones de lectura diferentes del que la foto inicial nos comunica. Lombana, con éste efecto crea un juego visual en el espectador inquieto, el cual no se conforma con lo que ve y trata de descubrir lo que esta originando la imagen, trata de descubrir donde comienza y donde termina la foto real, y cómo se diferencia esta de la imagen compuesta que esta observando. La fotografía que Lombana tomó, ya no es la misma, la ha modificado, haciendo que el lugar representado, sea  un espacio virtual o surreal.

Es tan surreal pero al mismo tiempo tan real como la arquitectura que esta representando. Lugares como el Calatrava Tunel en España, el Centro Pompidou y La Torre Eiffel en Paris, el museo Guggenheim de Nueva York y otros lugares fantásticos, me llevan a pensar en la fabulosa capacidad de imaginación y creación del hombre. La arquitectura en unión con la ingeniera han creado algunos de los lugares más fantásticos y emblemáticos de la humanidad: El Taj Majal, la Catedral de Notre Dame, La Sagrada Familia, la Torre Eiffel, La Opera de Sídney o el centro de Cultura de Galicia, que no ha sido terminado aún,  son algunos de las grandes obras arquitectónicas, de la humanidad que nos hacen pensar que lo imposible puede ser posible; así no lo sea.

Esto hace que las imágenes en cuestión las cuales parecen a simple vista un representación de un lugar nos lleven a darnos cuenta de lo fantástica que es la mente humana, de lo interesante y productivo que puede ser el cerebro cuando es utilizado de una forma constructiva y sana.

Los espacios de las fotos son espacios de sueños, de lugares deseados, que en algún momento alguien pensó que eran imposibles de construir, como lo parecen ser al verlos en las fotos de Lombana,  pero que en la realidad son lugares que existen, son posibles. La pregunta final que me queda es: ¿arquitectura imposible o fotografía imposible?.

Por: Nicolás Cárdenas Fischer. Nov , 2011.