B+U + EL FUTURO


Entrevista Por Juan Ricardo Rincón

Es difícil hoy en día hablar con claridad del sentido “contemporáneo” en la arquitectura. Edificios nuevos se hacen diariamente en todas partes del mundo. Y sí, el lenguaje parece cambiar, al igual que los materiales y la manera como los proyectos se presentan. Ahora, la evolución de las ideas es otro tema. Y es aquí donde se vislumbra cómo el oficio arquitectónico, ligado a operar netamente en un marco que refleje el sentir actual y futuro de la sociedad, encuentra muchos enemigos. Desde el miedo propio de la sociedad a aceptar el cambio, hasta la dificultad en construir y presentar la tecnología como nuevo vehículo del diseño.

Viajamos a L.A. para visitar a Herwig Baumgartner fundador, junto a Scott Uriu, de B+U Architects; una firma que está comprometida con desarrollar una línea de diseño, sí bien determinada por la especulación, siempre consiente de la construcción como fin ultimo. De ahí que cuando vemos los proyectos de B+U, sintamos una emoción especial que no siempre producen los mal llamados estudios emergentes experimentales.

JUAN RICARDO RINCÓN: Considerando que EXCLAMA es una revista Colombiana, ¿qué percepción u opinión tiene sobre Latinoamérica?

B + U: Latinoamérica está preparada para un resurgimiento arquitectónico potente. Es el origen de varias de las contribuciones más influyentes en los cánones arquitectónicos, especialmente durante el movimiento moderno, permitiendo así, que el trabajo de una generación de maestros fuera no sólo soñado y dibujado, sino también construido. La influencia de Oscar Niemeyer en múltiples generaciones de arquitectos, es innegable, así como el trabajo de Félix Candela y su fascinante conjunto de estudios de estructuras laminares, delgadas, minimalistas. También la del Uruguayo Eladio Dieste y su forma libre agregada, como por supuesto, las tendencias orgánicas y distintivas de la arquitectura cubana creadas por Ricardo Porro. Todas estas siguen siendo fuerzas relevantes y han sido igualmente de gran influencia en nuestro trabajo. En algún nivel, esto hizo que fuera más difícil para las nuevas generaciones de arquitectos el salir de la sombra del modernismo y aventurarse en nuevos emprendimientos. Sin embargo, hay un impulso actual que se ha estado construyendo con el trabajo creativo de Michel Rokind, Fernando Romero y Giancarlo Mazzanti, entre otros. Esto apunta a un futuro renacimiento de arquitectura construida en Latinoamérica.

JUAN RICARDO RINCÓN: El caso Latinoamericano, La Condo Tower en Lima es un proyecto que ha recibido bastante atención. Cuéntenos sobre la idea detrás de este.

B + U: Siempre quisimos hacer un proyecto en América Latina. Cuando el concurso para la Lima Condo Tower llegó, fue la oportunidad perfecta. Era evidente que no teníamos oportunidad alguna de ganarlo y que probablemente el ganador sería alguien que daría en el blanco del balance entre una estética modernista modesta con noción de finca raíz. Sin embargo, pensamos que era tiempo de que alguien formulara una posición más radical dentro del contexto del lugar, y en la tipología del edificio. Queríamos crear algo que no abogara al lenguaje “típico” de una torre residencial, pero que respondiera al entorno y las necesidades de sus usuarios. El proyecto se volvió menos sobre un conglomerado de unidades y más sobre el replanteamiento del ADN de una ventana en términos de función, componentes, apariencia y materialidad. Era importante para nosotros que las aperturas funcionaran como espacios habitables, que disolvieran el umbral entre el interior y el exterior respondiendo a fuerzas ambientales como el sol o el viento, que potencializaran los intercambios energéticos entre los ambientes naturales y los construidos.

 JUAN RICARDO RINCÓN:Teniendo en consideración que B+U está localizado en Los Ángeles, ¿hasta qué punto ha influido esta ciudad en la práctica?

B + U: Los Ángeles definitivamente influencia nuestro trabajo. Hay un constante flujo de nuevas tecnologías e innovaciones que suceden acá en todo tipo de campos que incluyen la manufactura, la robótica, el software, la industria aeroespacial y cinematográfica. Este fuerte cruce entre las industrias y la arquitectura es propio de acá, y en la última década, estas fronteras se han distorsionado aún más. La ciudad está llena de talleres que construyen robots, manufacturan prototipos de carros, producen moldes para aviones de combate, fresadoras CNC de 150 pies de largo, etc. Aprendimos que tener estos recursos es increíblemente beneficioso. A menudo es más eficiente trabajar con fabricantes que ofrecen un conjunto de habilidades muy específicas, y llevan la innovación y la competencia en la industria de la construcción a un nivel completamente diferente.

JUAN RICARDO RINCÓN:  Cuando se habla de B + U se hace referencia a innovación. ¿Cómo interpreta usted esto?

B + U: Steve Jobs dijo alguna vez “Stay hungry, stay foolish”. Eso lo resume todo. La innovación significa dejar de estar del todo cómodo consigo mismo y las cosas que uno diseña, dejando de lado el miedo por cometer errores. Nos gusta obsesiónarnos con las cosas y nos esforzamos al máximo desarrollándolas, hasta que no podemos ir más allá. Cuando una idea es desarrollada y refinada, está también agotada. Así que no se debe pensar en ella durante mucho tiempo. Simplemente hay que averiguar qué se viene.

JUAN RICARDO RINCÓN:  ¿Hasta qué punto su relación con SCI-Arc ha influenciado esta idea?

B + U: La mayoría de los profesores de SCI-Arc tienen su propio estudio de arquitectura, creando así una relación simbiótica entre la enseñanza y la práctica. La escuela ofrece un espacio para la especulación y discusión entre la facultad y los estudiantes, lo cual es un gran ambiente para la innovación. Por ejemplo, recientemente, hemos terminado una instalación en la Galería la SCI-Arc en la que la fabricación del objeto arquitectónico se llevó a cabo en un taller con los estudiantes. Este es un buen ejemplo de cómo el diseño y la fabricación digital se ponen a prueba. No es sólo una cuestión de cómo hacerlo, sino también cómo se sostiene como tesis de arquitectura.

JUAN RICARDO RINCÓN:  ¿Qué artistas, pensadores, individuos o diseñadores han influenciado la mayoría de sus ideas?

B + U: Tenemos muchos amigos en la comunidad de artistas y con frecuencia encontramos y hablamos de las ideas de cada uno. Michael Rees, quien es un querido amigo y fantástico artista, ha sido en muchos aspectos una gran influencia para nosotros, al igual que Tim Hawkinson, Matthew Barney, Peter Kogler y Jennifer Steinkamp. Uno de los individuos más peculiares, a la que nunca he conocido personalmente, pero cuyo trabajo admiramos mucho, es la artista Lee Bontecou. Su trabajo es increíble y estoy sorprendido que sea tan poco conocida. Obras como la de John Cage y Bruce Nauman son aquellas que uno puede visitar muchas veces durante los años y aún así continuar descubriendo cosas nuevas. Ambos han sido una influencia en términos de su marco conceptual.

JUAN RICARDO RINCÓN:  ¿Cuál diría usted que es la contribución de una firma como B + U para la arquitectura contemporánea?

B + U: La arquitectura contemporánea es en realidad un término muy amplio. En realidad, operamos en un nicho de la arquitectura contemporánea, el cual es muy específico y trabaja dentro de cierto contexto y dentro del marco de lo que creemos que la arquitectura se trata. Con esto, hay varias tesis de arquitectura que siguen evolucionando y en las cuales estamos trabajando. Una de ellas tiene que ver con la arquitectura vista como objeto, otra con la arquitectura vista desde las aperturas y otra con la arquitectura como un organismo receptivo. Nuestro trabajo es altamente especulativo, mientras que al mismo tiempo está profundamente sumergido en la realidad. Eso significa que no estamos interesados en hacer películas o representaciones como fin último, sino en construir edificios, lo que incluye trabajar con nuevos materiales e introducir técnicas de construcción innovadoras. Construir la arquitectura es la verdadera prueba. En cierto modo, la contribución de nuestra generación en última instancia, será juzgada por lo que somos capaces de realizar y no sólo por lo que somos capaces de inspirar. Cambiar el paradigma de lo “arquitectónico” en el camino, es nuestro propósito.!

Links de interés: B+U

Este artículo fue publicado en nuestra edición impresa N. 25. Algunos de nuestros contenidos aún son exclusivos del papel. Para disfrutar de ellos, te invitamos a suscribirte AQUÍ.